Metodologías ágiles vs frameworks

Este fin de semana se me ocurrió escribir un twit  sin importancia:

Y se lio un poco en twitter, así que debe ser que el tema tiene interés, ya demás llevaba tiempo rondándome la idea de escribir un poco sobre el tema.

El mundo del falso agile es algo que me preocupa, así que igual este es un buen punto de arranque para empezar a hablar del tema.

Mi amigo Javier me pregunto que cual era en mi opinión la diferencia. En primer lugar las palabras Metodología y Framework son lo que algunos llaman (gracias @lsmntr ) «significados flotantes», es decir, palabras a las que cada uno da un significado diferente.

Para mi, y esto es solo mi opinión, una metodología impone una serie de procesos, ceremonias, documentos, estándares, etc. Con un cierto nivel de rigidez. Las personas hemos creado metodologías con objeto de poder darle escalabilidad a los procesos y asegurar la calidad del resultado siempre y cuando se sigan los pasos marcados por la metodología. Por el contrario un framework es mas laxo, te da una serie de pautas, roles, artefactos, ceremonias etc que debes usar como guía. Seguro que esta definición no le vale a todo el mundo, pero creo que da una pista de lo que quiero decir.

IMHO no existen «metodologías ágiles». Para mi ágil tiene que ver con valores, y no estoy hablando de valores éticos (o igual si), si no de que prefieres cuando tienes que tomar una decisión.

El manifiesto ágil habla de valores y principio, yo no he leído nada de metodología.

Hay valor en que el software esté documentado, pero si tengo que elegir entre software que funciona y una buena documentación, yo me prefiero dedicar mi dinero al software y no a la documentación. De esto estoy hablando cuando hablo de valores.

Por muchas razones se ha puesto de moda el agilismo, (igual es que funciona), tal vez el hecho de vivir en un mundo donde es mas importante adaptarse al cambio que seguir un plan, donde la colaboración con el cliente prima sobre los contratos, o que las personas sean mas importantes que los procesos, el caso es que se ha puesto de moda.

Pero como siempre con la moda viene la simplificación, y en muchas organizaciones,libros, debates, tweets, etc., la simplificación ha hecho que se olviden los valores y nos centremos en aquello que es más fácil de medir, explicar y cambiar, que son los procesos, las ceremonias, las herramientas, etc.

Por eso decía lo de los gatitos, porque cuando se nos llena la boca de palabras y procesos que se han puesto de moda, lo que estamos haciendo es caminar hacia el fracaso porque nos hemos olvidado de los valores, y muchos que no tienen los valores que definen a un agilista, se han disfrazado de metodología. Y por eso surge el dolor, el fracaso y el humo.

Yo no voy a decidir quien es ágil y quien no, quien sigue o no una metodología, lo que si puedo ver son los valores de alguien. Porque los valores no se miden por lo que dices sino por lo que haces.

Es muy fácil hablar de metodologías, marcos de trabajo, roles, artefactos. El problema surge cuando tienes que decidir y entonces si te preocupa mas el contrato, o no te preocupas por las personas, o no buscas la mejora continua porque cuesta dinero, o no sigues los principios del manifiesto ágil entonces no me cuentes rollos. Te mola el discurso pero se te nota que no es lo tuyo.

Por cierto te lo dice un tipo ágil que pesa mas de 140Kg  ;-).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.