Prioridades

Hace unas semanas visité Kenia, y conocí a Antonella Ntachana, profesora en una pequeña escuela de Samburu:

 

Hoy acabo de recibir este mail de ella:

“how are you i hope you are quite fine. iam a madam of a small village of samburu that you visited  last two months ago,here in kenya we are dieing because of hunger so iam still waiting for your request,thank  you for your cooperation.may  God bless you.”

Lo que si se es que un mail como este te hace buscar la manera de poner las prioridades en su sitio.

Yo voy a buscar la manera de ayudarles, y ando un poco perdido sobre como hacerlo.

Me encantaría recibir ideas sobre como puedo ayudarles.

 

==========Actualización===================

 

Hoy he hablado con ella por teléfono, me dice que además de todo ahora les ha dado por pelear por ver que dios es mejor que otro :-(.  (Ella no lo ha dicho así).

Voy a intentar hacerle llegar ayuda.

La verdad es que me da un poco de cosa que me estén tomando el pelo y al final  el dinero se lo quede alguien inapropiado, pero bueno..

 

 

6 thoughts on “Prioridades”

  1. En realidad con poco dinero se puede alimentar a muchas personas. Tan sólo con harina para esa papilla que ellos suelen comer, sal, algunos otros ingredientes básico, así como algunos medicamentos de primera necesidad se podría reducir bastante la mortalidad. El problema es que el dinero o los recursos seguramente no puedan llegar donde fuese necesario, y se quedase por el “camino”.

    Pregúntale a la propia Antonella Ntachana que es lo que necesita, y como se la podría ayudar. Podríamos montar algún sarao para recaudar fondos mediante Social Media (Twitter, Facebook, etc)

    Esto si es importante, y no que el River Plate haya descendido a segunda división, y todos los telediarios perdiendo el tiempo en esas bobadas.

    1. Manuel gracias por tu comentario. De momento voy a intentar hacerle llegar algo de dinero. La verdad es que no tengo muy claro si servirá de verdad para algo, o si se quedará en los bolsillos de algún desgraciado.

      Gracias.

  2. Siento ser un aguafiestas pero lo de mandar dinero o intentar ayudar a través de Internet es la manera de lavar nuestras acomodadas conciencias desde nuestra aburguesada vida europea sin tener que mover ni un dedo (bueno, el del click del ratón). Que conste que ésta es la voz de mi conciencia porque a mí me pasa lo mismo y me siento como un gusano. La pregunta es: ¿dedicarías el mes de tus vacaciones a irte de nuevo para allá y ayudarles de verdad? o ¿dejarías tu trabajo un tiempo por desarrollar un pequeño proyecto alli?. Todos sabemos que faltan manos allí y sobran organizaciones y proyectos que desarrollar que, por pequeños que parezcan, son más efectivos que los 300 EUR del click del ratón. Una amiga colabora a través de una organización, ahora mismo no recuerdo el país de Africa donde pasa 15 dias de sus vacaciones todos los años (y alguna semana extra que pide de permiso). Hace poco se le saltaban las lágrimas contándome que una de las señoras a las que ayudaba con labores insignificantes como muestra de agradecimiento le ofreció un pecho para que mamara de él ya que no tenía nada que ofrecerle. En fin, sobran los comentarios.

    1. Hans, pués tienes bastante razón en lo que dices.

      Yo reconozco que no soy capaz de hacer todo lo que dices, pero por otro lado tampoco me apetece no hacer nada.

      A mi me parece que todo lo que no sea darlo “TODO” está mal, pero creo que cada uno tiene que encontrar el punto donde el se encuentra “comodo”, yo estoy buscando el mio y todavía no lo he encontrado.

      1. Agustin, a mi me pasa lo mismo pero siempre tengo la sensación de que lo de buscar el punto donde uno se encuentra cómodo, que es donde al final nos posicionamos todos, es precisamente el problema de este mundo.

  3. Llego un poco tarde, pero es un tema que me motiva.

    La ayuda hay que darla con criterio y quienes mejor criterio tiene son los que se dedican a esto profesionalmente.

    Si se trata de ayudar, enviar dinero a particulares no es lo más eficaz. Estoy convencido de que, o se desvía adonde no corresponde, o no se gestiona todo lo bien que se podría. Si a veces ocurre en las sociedades desarrolladas, cómo no va a ocurrir en las no desarrolladas.

    Hay opciones más fiables, como la Cruz Roja. Soy socio desde hace 20 años (en España somos más de 900.000). Todos los meses aporto una cantidad. No se trata de lavar la conciencia, sino de ayudar. ¡Y MÁS VALE HACER ALGO QUE NADA!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *