Sobre el trabajo infantil

Ayer mi hijo me propuso venir a trabajar a al oficina “de lo que sea”, tiene 12 años y quiere ganarse unos € para las fiestas del pueblo.

Y algunos creo que se confundieron:

y

Voy a intentar explicarme:

Como la legislación laboral prohíbe el trabajo a los menores de 16 años mis hijos no pueden venir a mi empresa. El año pasado ya consulte por distintas fuentes, incluso un amigo estaba dispuesto a hacerme el favor de tener a mi hijo en su empresa para aprender. No pudimos ponerlo en marcha porque no hay manera legal de hacerlo, y lo último que quieres es tener un lio porque aparezca un inspector de trabajo. Es posible que puedas hacerlo todo en B, y asumiendo riesgos innecesarios.

Yo no estoy a favor de la explotación infantil (me parece tremendo tener que aclarar esto 🙁 ), pero lo que no entiendo es porque nadie tiene que proteger a mi hijo de venir a mi empresa a aprender, a generar valor, a pasarlo bien, a disfrutar y sentirse útil. Sería estupendo para el pasar unas horas del verano aprendiendo como es una empresa, a estar con mayores a buscar lo que le gusta hacer, a crecer.

En el colegio a mi hijo, que monto una mini-fábrica de arcos de palillos después de comprarlos y montarlos con gomas y papel celo, le han prohibido venderlos. Está feo hacer cosas por dinero, y vender ya ni te cuento (sic!!).

Luego nos quejaremos de que no se crea empleo, de que no tenemos cultura emprendedora.

A mi me parece de tercera un país donde un chaval con espíritu emprendedor y ganas de trabajar no puede hacerlo mas que saltándose la ley.

 

 

8 thoughts on “Sobre el trabajo infantil”

  1. Pues a mi me parece normal, la verdad. Estamos llegando a extremos ridículos con eso del “emprendedurismo” inculcando a niños ¡de 12 años! que el éxito de hacer algo estupendo en el colegio no es la satisfacción de la creación en si misma, o incluso el reconocimiento de sus profesores, sino el venderlo después. Es escalofriante.

    Tu hijo no va a ir a tu empresa a “aprender y generar valor”. No va a aprender los intríngulis de la gestión empresarial o a debuggear una aplicación Rails. Y ¿qué valor va a generar un niño de 12 años? Déjate de eufemismos. Va, como tú mismo dices, a ganar dinero para poder gastárselo en las fiestas del pueblo. Como la inmensa mayoría de la población adulta, por otra parte.

    ¿Que a ti te apasiona tu trabajo? Magnífico, me alegro muchísimo, a mi también el mío. Esa suerte que tenemos. Pero un niño de 12 años tiene que ir al colegio y montar en bici con sus amigos, no aprender los detalles del trabajo asalariado. Ya habrá tiempo.

    1. Dos matices, yo no he inculcado nada, ni le he forzado a nada ha salido todo de el, y de lo que me quejo es de que no pueda hacerlo. No digo que lo tenga que hacer todo el mundo, solo digo que si le hubiera dado por pintar cuadros a todo el mundo le parecería bien que pintase, pero si lo que quiere es ganar dinero y aprender de empresas entonces a todo el mundo le parece mal.
      Yo no estoy de acuerdo con que no va a aprender. Claro que va a aprender. Gestionar una empresa no es tan difícil.
      ¿Porque no tiene que aprender los detalles de un trabajo? ¿Que tiene de malo?

      1. Yo no critico que quiera pintar cuadros, aprender de empresas o criar gamusinos. Lo que me descoloca es tu comentario de que si no se le permite ganar dinero con ello se le está perjudicando. O el asunto de lo que construyó en el colegio y que no le permitieron vender. Date cuenta de la contradicción implícita: ¿Qué es lo que quiere, aprender a pintar cuadros o ganar dinero?

        Los detalles de un trabajo se pueden aprender sin cobrar por ello. Y, además, la vida tiene sus ritmos. Antiguamente existía la figura del aprendiz que empezaba a trabajar con 10 o 12 años. Gracias a dios que ya no existe, y los horizontes que tenemos son mucho más amplios. Ahora podemos esperar a tener una edad suficiente y unos conocimientos generales mínimos antes de tener que elegir (aunque con cada sucesiva reforma educativa volvemos a obligarles a ir eligiendo cada vez antes). Estás dando por hecho que el aprender tu profesión es la opción correcta, lo que, a los 12 años es una premisa bastante arriesgada.

        Por poner un ejemplo que quizá pueda sonar ofensivo, pero no es mi intención en absoluto, y espero que así lo entiendas: Tus posts y comentarios están plagados de errores gramaticales y sintácticos. Quizá en el día a día de tu profesión no tenga mayor importancia, pero tu hijo pasa muchas horas al día en el colegio aprendiendo a no tener esos errores. Errores que, si dentro de 8 o 10 años decide ser, por ejemplo, periodista, tendrán mucha más importancia que lo que pueda aprender en tu empresa.

        Tu chaval quiere aprender lo que hace su padre. Es normal, sobre todo si es un chico inquieto y con ganas de saber. Pero si fuera el hijo de algún amigo tuyo pocero o agricultor quizá tuvieras más reparos en que un niño de 12 años se pusiera a la tarea, ¿verdad? Sin embargo, quizá su padre diría que tiene que ir empezando a aprender lo que es la vida. Que tu trabajo sea más cómodo o más digno no quita que sea inadecuado para un niño.

        1. Si que debo escribir mal, aunque yo lo hago con mi nombre y no escondido en un alias, porque no has entendido lo que he dicho.

          Si me dices quien eres estaré encantado de seguir la discusión mientras no lo hagas, prefiero no hacerlo.

          1. He intentado llevar el debate de la forma más respetuosa posible, lamento si te resulta incómodo no ponerme cara. De todas formas, mi nombre me parece irrelevante, ya que, por un lado, no nos conocemos (por lo que no te daría ningún contexto), y por otro no aportaría nada a los argumentos que estamos dando.

            Un saludo.

          2. El debate respetuoso será difícil, porque tenemos concepciones distintas de lo que significa ser respetuoso. A mi el anonimato no me parece respetuoso. Me parece mas bien todo lo contrario.

  2. A mí me parece razonable tu preocupación por tu hijo, y también me gustaría que aprendiera lo que le apeteciera aprender y que siguiera por la senda “que le tira”, como si es tocar 4 horas el piano cada día.

    No me extraña que en el colegio tengan ideas antediluvianas, así que ni caso: es lo que tenemos, y hay que contar con eso…

    La verdad, no sé si un inspector de trabajo opinaría algo si ve a tu hijo sentado a tu lado y sabe que está ahí 1 o 2 horas al día… Quiero pensar que nada, porque otra cosa sería sobreprotección.

    Saludos.

  3. Totalmente deacuerdo con el post! La vida real no es montar a la bicicleta, ni ir a la universidad sacarte un título y esperar que todo te venga dado. Iniciativas como las de tus hijos son las que merecen la pena y le harán grande.

Leave a Reply to Lector ocasional Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *