Category Archives: La vida en la red

Bankinter y sus líneas de crédito

ASPgems es una PYME, de capital 100% de los que trabajamos aquí, sin financiación externa, y que tiene resultados positivos desde que empezamos en 2006.

Gracias al esfuerzo de muchos la empresa está creciendo, y la cuenta de resultados acompaña.  Trabamos con grandes empresas, algunos bancos, que son nuestra cruz de tesorería, ya te imaginas los periodos de pago, eteeeeeeernooooos!!!!

Hace unas semanas Bankinter nos ofrece una linea de crédito (Euribor + 4%) que no es para tirar cohetes pero bueno, decidimos aceptarlo.

La única condición que puse es que el banco no pueda cancelar la línea de crédito a su antojo antes de los periodos de revisión anuales Y esta petición tan “absurda” la hago porque ya una vez Bankinter me la jugo, hace años, de repente aparecieron reclamando el cierre de su linea de crédito sin mas explicación (ni cambio en nuestra empresa) que su estimación de riesgo de nuestro sector.

Hoy al llegar al notario, me la han vuelto a intentar colar, la clausula E del apartado 9 (Resolución) dice que el banco podrá resolver el contrato:

Cuando exista un grave riesgo de incumplimiento de las obligaciones asumidas por
el Titular en el presente Contrato, como consecuencia de la variación sustancial de las
circunstancias que sirvieron de base para la concesión de la operación o al
mantenimiento de su vigencia. La disminución de la solvencia patrimonial o financiera
del Titular por cualquier causa o la alteración de las condiciones en que realiza su
actividad, también serán motivo de resolución.
¿Que significa “grave riesgo”? ¿Quien lo determina? ¿Cuales son las razones que pueden cambiar? En definitiva que si al de riesgos se le pone en los objetivos que no le gustan los CEOs de mas de 100 Kilos porque tienen mucho riesgo, Bankinter puede resolver el contrato y dejarte en paños menores.
Hoy me he indignado, ha sido una mas de los abusos de los grandes frente a los pequeños. Por supuesto la contestación de la flamante directora, que no tiene ninguna capacidad de negociación, ha sido que “son los contratos del banco” y que lentejas, si no quieres pues nada.
Pues mira querido Bankinter, ahí te quedas. No voy a a arriesgar mi empresa ni su financiación a tus caprichos, una vez ya me la jugaste, y yo me equivoco mucho, pero procuro no hacerlo dos veces en lo mismo.
Por cierto, que sepas, si firmas una linea de crédito con Bankinter leete el clausulado general puede que te estés jugando la empresa.

 

Sobre el trabajo infantil

Ayer mi hijo me propuso venir a trabajar a al oficina “de lo que sea”, tiene 12 años y quiere ganarse unos € para las fiestas del pueblo.

Y algunos creo que se confundieron:

y

Voy a intentar explicarme:

Como la legislación laboral prohíbe el trabajo a los menores de 16 años mis hijos no pueden venir a mi empresa. El año pasado ya consulte por distintas fuentes, incluso un amigo estaba dispuesto a hacerme el favor de tener a mi hijo en su empresa para aprender. No pudimos ponerlo en marcha porque no hay manera legal de hacerlo, y lo último que quieres es tener un lio porque aparezca un inspector de trabajo. Es posible que puedas hacerlo todo en B, y asumiendo riesgos innecesarios.

Yo no estoy a favor de la explotación infantil (me parece tremendo tener que aclarar esto 🙁 ), pero lo que no entiendo es porque nadie tiene que proteger a mi hijo de venir a mi empresa a aprender, a generar valor, a pasarlo bien, a disfrutar y sentirse útil. Sería estupendo para el pasar unas horas del verano aprendiendo como es una empresa, a estar con mayores a buscar lo que le gusta hacer, a crecer.

En el colegio a mi hijo, que monto una mini-fábrica de arcos de palillos después de comprarlos y montarlos con gomas y papel celo, le han prohibido venderlos. Está feo hacer cosas por dinero, y vender ya ni te cuento (sic!!).

Luego nos quejaremos de que no se crea empleo, de que no tenemos cultura emprendedora.

A mi me parece de tercera un país donde un chaval con espíritu emprendedor y ganas de trabajar no puede hacerlo mas que saltándose la ley.

 

 

Ego y razón, según y como.

En este viaje tuve la oportunidad de asistir a una charla que dio Bo Peabody a un grupo de emprendedores en una incubadora. Una de las diferencias es que allí no se respiró mas que admiración  y ganas de aprender de el, cero espacio reservado para la envidia o el pensar que no se lo merece, o “a quien habrá engañado este” que se ve muchas veces en nuestra comunidad.

Nada que no hubieran dicho muchos de los que han montado empresas en España o de los inversores que todo el mundo tiene en la cabeza. El discurso es el habitual.

Pero lo que si aprendí de el es como se plantea el tema del ego en los emprendedores.

Si tu ego es cero es muy probable que tengas pocas probabilidades de llevar al éxito tu proyecto.

Si tu ego es descomunal es muy probable que tengas pocas probabilidades de llevar al éxito tu proyecto.

¿Y entonces? La respuesta que yo me daba hasta ahora es que hay que tener la parte justa de ego, y lo que aprendí en su charla y en su libro “Lucky or Smart” es que lo adecuado es tener a veces cero ego y a veces un ego descomunal.

Ayer me decía una amiga y gran escritora que “la vida es siempre mas pequeña que los sueños” y tiene razón, pero a veces igual que con el ego no siempre la razón es el mejor consejero.

IMHO a veces la razón no debe primar nada y en un proyecto empresarial hay que hacer cosas que no son nada razonables, que son auténticas locuras.

¿Entonces? Pues lo mismo que dice Peabody para el ego: a veces mucha irracionalidad, y a veces mucha racionalidad y análisis.

Supongo que el secreto del éxito radica en ser capaz de combinar Ego y Razón en las dosis adecuadas en el momento adecuado.

PS: Por cierto, IMHO sin duda mejor Lucky que Smart, pero eso es otro post 😉

 

No son mejores pero si son de buena familia.

Hace muchos, muchos años estuve muy cerca de la gente de “buena familia”, y ellos tampoco son mejores, pero el ser de buena familia ayuda.

Yo no sabía lo que era la consultoría de negocio de alto nivel, ni lo que era hacer un master en una universidad de prestigio, tampoco en mi familia se hablaba de empresas,o marketing, o tenía la oportunidad de estar cerca de grandes empresarios. El mundo de la empresa me era completamente ajeno, todo mi entorno (familia, amigos, vecinos) estaba rodeado de profesionales de distintos niveles de cualificación, pero de profesionales y no de empresarios.

Cuando eres de buena familia puedes ir a los mejores colegios, a casa de tus padres van empresarios, o gente cercana al mundo de la empresa. Recuerdo a uno de ellos que me decía: “claro que conozco a X, tenemos el chalet en la misma calle en Gstaad, seguro que la veo este fin de semana”. Cuando naces en ese contexto familiar todo es mucho más fácil, quizás por eso es tan complicado cambiar de “clase social”.

Todo este rollo viene a cuento de que si estas en USA es como si fueras de buena familia, pero en lugar de familia lo que eres es del ecosistema adecuado. Y cuando hablo de ecosistema no hablo solo del dinero, sino de los valores y las ambiciones, las diferencias para mi mas importantes son:

  1. La preocupación por el futuro. La economía es muy potente pero muy dura y si con 60 años no tienes mas o menos resuelto tu futuro en le subcosciente colectivo está que vas a tener problemas y que nadie te va a a ayudar. En Europa, en el fondo todos sabemos que si nos va mal del todo es difícil acabar tirado en la calle del todo.
  2. La competitividad. Preguntaba a un emprendedor español  de éxito allí que porque había sido capaz de reclutar un equipo que ya había hecho mucha pasta en otros proyectos. Y la respuesta fué: “porque los americanos nacen para competir, les encanta competir”.
  3. La admiración por el dinero. No se si por el dinero en si, o mas bien por el dinero como métrica del éxito. Aquí no admiramos al que tiene dinero, yo diría que casi siempre es mas envidia que admiración.

Pero todo esto viene acompañado por algo sustancial, y es la potencia de la economia. Todo es enorme, los números, las autopistas, las incubadoras, los fondos de VCs, las tiendas, etc.

Hice el viaje de NYC a Boston en coche son como 4 horas de autopista, y son 4 horas con autopistas de 4 carriles llenas de coches, con gasolineras con 30 mangueras, en las que siempre hay alguien comprando algo en el DD o subway correspondiente. Todo es actividad económica y la economía corre a un ritmo trepidante.

Pero al contrario que en la vida social, hoy tenemos la manera de cambiar de “clase social” podemos conectarnos directamente con la gente de “buena familia”. La red nos permite estar allí, y yo vuelvo decidido a aprovechar esa oportunidad.

Yo ya imagino que aqui ahora las cosas son distintas, ( y digo imagino porque otra de las cosas positivas que me he traído ha sido una buena carga de optimismo, y he decidido no mirar demasiado a la realidad que vivimos en Europa), pero prefiero quedarme con la energia de la gente de “buena familia” y pensar que algo se me habrá pegado.

 

 

No son mejores, de hecho creo que tenemos ventaja

Voy a intentar compartir algunas reflexiones sobre mi viaje a USA, han sido dos semanas de aprender un montón, pero también de muchas horas para reflexionar, al final las distancias son enormes y tienes muuuucho tiempo para pensar.

Quiero empezar por la positiva y es que no son mejores que nosotros. Seguro que muchos pueden pensar que eso ya lo sabíamos, pero creo que es importante ponerlo de manifiesto.

Hay diferencias entre USA y nosotros, pero no tienen que ver ni con la “calidad” de las personas y creo que tampoco con la formación. No saben mas de internet que nosotros, no saben mas de tecnología,  no saben mas de estrategia o de financiación. Es mas, yo creo que nosotros somos mejores, creo que tenemos una oportunidad estratégica como hace tiempo que no pasaba.

Tengo claro que el mundo será de los mas flexibles de los que mejor se adapten, y creo que en eso en el sur de Europa tenemos una ventaja sustancial.

Un profesor de negociación internacional me dijo un día que si quería volver loco a una alemán en una reunión que no le dejara hacer la agenda de la reunión. Con las mismas es posible que si quieres volver loco a un latino no tienes mas que hacerle seguir la agenda de la reunión.

Lo que quiero decir es que tenemos una capacidad adquirida culturalmente para la flexibilidad, y la adaptación; y esas cualidades son pilares sobre los que podemos construir.

Es verdad que eso solo no basta, creo que tenemos que complementarlo con dos características que se ven en USA en cada esquina, en cada puesto de perritos:

  1. Un cliente, que paga 😉 , es un tesoro. Y lo notas cada vez que compras un perrito. Creo que en esto debemos mejorar,y poner al cliente por encima de todo. Fíjate en como te tratan la próxima vez que pidas una caña ;-).
  2. La responsabilidad por las cosas bien hechas depende de cada uno de nosotros, porque en ello está la supervivencia de mi empresa o mi puesto de perritos.

Tenemos las capacidades para poner en marcha cualquier proyecto,  es mas contamos con ventaja. Es verdad que el contexto no es el mismo y su ecosistema es mucho mas potente, pero creo que lo podemos compensar con nuestro talento, eso si habrá que poner un poco de esfuerzo.

 

 

 

Tirar dinero a espuertas

En SFO tiran el dinero a espuertas.

Yo no he hecho el estudio macro-económico sobre si todo ese dinero tirado produce resultados, pero si que todo lo que he leido habla del fracaso de la industria de los VC’s en su conjunto, no recuerdo donde haber leido que la rentabilidad histórica de los VC’s está por debajo de la de los indices bursátiles.

En las empresas de tecnología, en las incubadoras, en las inversiones que se hacen,  lo que yo he visto es sobre todo dinero y recursos desperdiciados, mal gastados. Creo que la razón es que hay tanto dinero que el precio de las cosas da igual, y cuando el precio te da igual acabas pagando lo que sea.

Se habla mucho del polo de talento que hay en SFO, pero yo no he visto mas talento individual del que veo en mi dia a dia en Madrid. Siempre he dicho que hay tres grandes factores diferenciales en SFO que no tenemos en Madrid:

  1. La posibilidad de estar cerca de la industria. Hoy en la 28th ST en NYC veía todas las tiendas de flores juntas, y ya en las ciudades medievales los artesanos se unían por gremios.
  2. La cantidad de pasta que busca el glamour, pero salvo honrosas excepciones yo lo llamará mas “dumb money” que “smart money”.
  3. Gente con background técnico que ha abrazado los trabajos de marketing y ventas. La figura del marketing manager, o product manager o como quieras llamarlo.

Si se tirasen en Madrid, la mitad de los millones que se tiran en SFO, y fuéramos solo la mitad de inteligentes de lo que somos,  seguro que tendríamos el doble de empresas que ellos tienen allí.

Por cierto, que lo tiren no quiere decir que sea fácil de coger ;-).

SaveInformaticOS #saveinfos

Este sábado participe en el evento SaveInformaticOS mi primer Open Space “Chispas” !! 😉

Yo no se si fue este Open Space, que eramos muchos o pocos, o el tema o lo que fuera, pero a mi el formato del evento no me gusto. Me pareció que se desperdició mucha energia para el resultado final obtenido. Creo que podríamos hacer conseguido lo mismo con menos energia y quizás habría que buscar la manera de aprovechar mejor todo el talento y energía que allí se generó.

Aprendí unas cuantas cosas que no sabía, sobre todo el punto de vista de muchos informáticos que sienten y viven que trabajan en condiciones de “explotación”, la verdad es que para mi fue una sorpresa.  Seguro que mas de uno se quedó con la imagen de empresario aprovechado y explotador que se lo han dado todo muy fácil, me encantaría explicarles que no es así, que me ha tocado empezar de cero y no solo una vez, si no varias.

La sopresa no es que haya “explotación” (siempre en términos europeos) que la hay en algunas situaciones laborales, la sopresa es que la haya para informáticos. Yo vivo en un mundo donde es difícil encontrar talento, donde las empresas buscan y muchas veces no consiguen el talento que necesitan, y en ese contexto cuesta trabajo entender que haya gente que soporte la “explotación” en sus actuales trabajos mientras hay muchas oportunidades esperando en el mercado.

Quizás se explica mejor cuando algunos de los asistentes  utilizaban el argumento de que no tengo porque estudiar, o no tiene porque gustarme lo que hago o tengo derecho a un trabajo con un sueldo digno (2.000 € sic!) pero no tengo obligación nada mas que programar, mi motivación y mi formación son responsabilidad de la empresa, y yo tengo derecho a que mi trabajo no me guste y sea solo un modo de ganarme la vida para luego hacer otra cosa.

Yo no voy a discutir si ese modelo mental es bueno, malo o medio pensionista, no se trata de eso. Lo que si tengo claro es que ese modelo no es sostenible, que las empresas que cuentan con gente que piensa y siente así no son sostenibles y al final la empresa y el trabajador perderán, porque en ese contexto la única ventaja competitiva es el precio, y mientras exista la desigualdad que existe entre Europa y otras partes del mundo, competir en precio es IMHO el camino al desastre.

Como decía mi abuela “dios los cria y ellos se juntan”.

Lo que he aprendido es que el modelo de relación entre empresa y trabajadores de muchos de los que estaban allí está enfermo. No se si en ASPgems estamos consiguiendo construir algo diferente, pero lo que si es  verdad es que lo estamos intentando.

Quiero destacar también que me lleve una muy grata sorpresa con la gente de la Escuela de Informática en especial con la participación de Fernando Arroyo. Yo no me imagino a los directores de la facultad donde estudié hace muchos años bajando en aquella época a la “arena” gracias por tu participación. Hay luz y esperanza en la Universidad. Algunos de los que están allí están intentando cambiar las cosas y son conscientes del problema que tienen y están buscandole soluciones. Si puedo colaborar estaré encantado de hacerlo.

Ahh, y por último el gran ausente, gracias a dios, del evento fue el tema de los colegios profesionales, etc.

 

 

 

 

Valores y emprendedores

Los emprendedores que yo admiro no se mueven por dinero, IMHO, emprender nace de la combinación de dos cosas:

  • La necesidad de “ganarse la vida”
  • La necesidad de hacer las cosas de forma diferente, probablemente porque has visto algo que los demás no han visto.

Los emprendedores que yo admiro tienen pasión por hacer las cosas bien, generan “buen rollo” en su entorno, buscan construir un proyecto en el que la gente pueda crecer, muchos tienen  preocupación  por ayudar a los demás.

Los emprendedores que yo admiro generan valor, y con ese valor generado generan riqueza, pagan impuestos, generan puestos de trabajo y en algunos casos si tienen suerte generan un cambio en su entorno.

Los emprendedores que yo admiro apuntan a problemas que son casi imposibles de resolver con los recursos que tienen, no cejan en el empeño de resolverlo a pesar de que todos les dicen que no se puede, que no merece la pena, que es demasiado difícil.

Los emprendedores que yo admiro cuidan a la gente que tienen a su alrededor, cuidan su familia, cuidan a los que trabajan con ellos, y saben que ayudar es rentable a largo plazo. Siempre están dispuestos a ayudar a otro.

Los emprendedores que yo admiro piensan a largo plazo, son capaces de sacrificar el corto plazo (en horas de trabajo, en dinero, en esfuerzo) por conseguir un bien mayor.

Yo no se si estos son los valores adecuados, o si son los mejores, pero algo me dice que con estos valores podríamos cambiar las cosas y construir una sociedad mejor y mas justa.

 

Valores

El último barómetro del CIS dice que el tercer problema (después del paro y la crisis económica) es la clase política y los problemas de corrupción. Y yo no comparto ese sentimiento de la mayoría de los españoles.

La clase política que tenemos (sin que sean de mi gusto) no son mas que un reflejo de lo que somos, y aunque es una postura nada novedosa intentaré resumirla en que:

  • Yo he podido leer y conocer todo lo que quería de los partidos y opciones políticas disponibles.
  • Yo puedo expresar lo que pienso sin coacciones.
  • A mi nadie me ha dicho lo que debo votar, yo lo he hecho siempre en libertad (antes del 77 no tenía edad 😉 ).

Creo razonable asumir que también es el caso de todos los demás. Hemos elegido lo que hemos querido, y si no los hubiéramos votado no estarían donde están. Todos aceptamos colectivamente esos comportamientos, muy probablemente porque cerca de nosotros también los aceptamos. Los problemas que vemos ahora nacen de nuestra manera de pensar, nacen cuando:

  • Nos llevamos los bolígrafos de la oficina,
  • No respetamos una norma que nos hemos dado entre todos,
  • Toleramos a los que hacen algo mal en nuestro entorno,
  • Nos escaqueamos, y nos reímos del que no se escaquea

Si en nuestros valores, en lo que nos ayuda a decidir lo que esta bien y lo que no, estos comportamientos no tuvieran cabida, entonces los políticos no serían lo que son, y la sociedad no sería como es.

Pero, claro, ¿quien tiene el techo de cristal?, ¿quien es capaz de comportarse siempre de esa manera? y por tanto: ¿quien se atreve a decir que el que se escaquea lo hace mal?….

El resultado es que ninguno de nosotros se atreve a decir que tenemos que cambiar nuestros valores, que tenemos que aceptar que en parte es nuestra responsabilidad.

 

Y aquí es donde caemos en la trampa, aquí es donde nuestro cerebro prefiere mirar para otro lado porque:

  • Es muy poco lo que yo puedo hacer,
  • Lo que yo haga no servirá de nada,
  • Si no lo hago yo lo hará otro, y
  • Ademas lo hace todo el mundo, no voy a ser yo el único pardillo

Y además no vivir de acuerdo a los valores a corto plazo es muy rentable, (te llevas los bolis a casa gratis, pillas un contrato público, o no contratas a la gente en condiciones adecuadas,….) . Ya estamos en la trampa, en un circulo vicioso:

  • Para cambiar las cosas hay que cambiar los valores,
  • Para cambiar los valores hace falta mucho esfuerzo y tiempo
  • Ahora no tenemos tiempo, y no nos gusta esforzarnos
  • No hacemos nada por cambiar y eso hace que cada vez sea mas difícil cambiarlos,

y entonces sobrevivimos en el corto plazo pero arruinamos el largo plazo. Quizás ahora estamos pagando la falta de foco en el largo plazo.

Pero yo no me rindo, y creo que debemos hacer algo por cambiar los valores de la sociedad. No pretendo saber cuales son los adecuados, ni como hacerlo, pero si tengo claro que si no cambiamos de valores el problema no se va  resolver.